Incontinencia


La incontinencia, o sea la pérdida del control de la vejiga o de los intestinos, es un síntoma — no una enfermedad propiamente dicha. La incontinencia puede deberse a una amplia variedad de trastornos, incluso los defectos de nacimiento, las operaciones sobre la región pelviana, las lesiones de la región pelviana y de la médula espinal, las enfermedades neurológicas, la esclerosis múltiple, la poliomielitis, las infecciones y los cambios degenerativos asociados con la edad. También puede deberse al embarazo y al parto.

Las personas que sufren de incontinencia pueden sentir que su médico no se da cuenta de cuánto están sufriendo. Es cierto que en el pasado no se conocían bien las causas de la incontinencia y que muchas personas vacilaban en hablar acerca de sus problemas con su proveedor de atención a la salud.

Más recientemente, los médicos han aprendido mucho acerca del diagnóstico y el tratamiento de la incontinencia. De hecho, un número creciente de urólogos, ginecólogos, geriatras y personal de enfermería especializada han desarrollado técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas para tratar la incontinencia. También muchas casas farmacéuticas han creado nuevos fármacos que contribuyen al tratamiento de la incontinencia.

Si Ud. ha experimentado incontinencia o si está interesado en alguien que sufre de ella, hable con su proveedor de atención a la salud. Es probable que le refieran a un especialista para que le indique el tratamiento que le corresponde.

Ayuda para Mujeres

Mira el video de las mujeres ahora!

Ayuda para Hombres

Mira el video para los hombres ahora!


Para más información, llamanos al 1-800-252-3337 y oprima el número 204. Usted puede hablar con una educadora de salud los viernes de 9 a 12 hora del este.